Seguidores

lunes, 10 de mayo de 2010

Laudare, Benedicere, Praedicare

Laudare, Benedicere, Praedicare
"Alabar, Bendecir, Predicar"

Esta divisa se aplicó a la Orden desde sus primeros tiempos, como se ve en la obra del español fray Pedro Ferrand (1254-1258) en su «Leyenda» de Santo Domingo (n. 43 en Santo Domingo de Guzmán, BAC nº 490, Madrid, 1987, 827 pág).

El origen de la frase proviene claramente del lenguaje litúrgico de los prefacios, compuestos en su mayor parte antes deI s. VII. Esta frase por tanto estaba ya en uso en los primeros siglos de la vida de la Iglesia. Ahora bien, en el latín clásico estas tres palabras son absolutamente sinónimas y las tres significan: «alabar en público o públicamente» o «hablar delante de los demás» o también: «decir o hablar bien públicamente de alguien». Pero, tal como se entendían ya estos verbos en la cultura medieval, resultan a su vez una bella síntesis de la vida dominicana.

La vida dominicana, efectivamente, se fundamenta, en primer lugar, en la celebración litúrgica, que es proclamación de la alabanza de Dios («alabar»). En segundo lugar, en ella es sustancial la mediación presbiteral («bendecir»). En tercer lugar, la Orden de Predicadores actúa de modo especial en el ministerio de la Palabra o predicación («predicar»).
Con estas tres palabras se definen los elementos centrales del carisma dominicano: la contemplación de monjas , frailes y la acción apostólica presbiteral.

Siempre en clave dominicana, es esponjar el alma en esas tres dimensiones, gracia para saber alabar, gracia para saber bendecir y gracia prar saber predicar.


Y con la gracia les dejo mi ternura.
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P


Esta hermosa entrada, fue publicada en el blog enclavedeluz, por haber sido invitada nuestra querida hermana Sor Cecilia, a publicar en dicho blog. Así como publica diariamente aquí en algunas ocasiones lo hará tambien en ese blog, estando dicha publicaciòn en esos casos, en ambos blogs. Mi nombre es Edit, soy una amiga que está tratando de darle un poco de ayuda con los trastornos que se generaron en su blog desde aquella publicación.
Recemos todos para que se normalicen las entradas a este blog que tanto bien nos hace.

7 comentarios:

  1. POR FIN SOR CECILIA YA HA SALIDO LA PUBLICACIÓN EN TU BLOG.

    UNA BELLA ENTRADA, CON ESTAS TRES GRACIAS, LA DE ALABAR, LA DE BENDECIR, Y LA DE PREDICAR.

    DIOS TE BENGIGA HERMANA,

    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Siempre aprendiendo con usted, Sor Cecilia.

    Una bella entrada, así es.

    Cordialmente,
    Luis.

    ResponderEliminar
  3. Muy linda tu prédica. Alabar a Dios es una actitud que debemos irradiar si es que estamos en Paz, ya que nadie da lo que no tiene.Bendecir sus obras, su amparo y bendecir a nuestros hijos espirituales o carnales o a quienes lo esperan de nosotros. Por ejemplo en mi caso, mis hijos y sus novias o novios, esperan de mí (¡que privilegio y responsabilidad!) que les dé la bendición antes de irse o de dormir.Predicar nos tiene que brotar si es que hemos sabido cosechar de esta vida. Un abrazo sincero con mi pequeño aporte y mucho afecto.

    ResponderEliminar
  4. Una entrada muy interesante, especialmente para los que no conocemos de cerca la vida monástica. Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Veo con alegria que habeis podido publicar la entrada....gracias a Edith .
    entrada especialmente interesante!!!
    que pronto podais solucionar el contratiempo, recibir un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Sor Cecilia suprimí el comentario anterior por que tuve problemas con el teclado del ordenador, Quería decir esto:
    En que pocas palabras se puede resumir tanto! nos muestra hoy una entrada muy instructiva, por lo que leo al final ha tenido algún problema con el blog, espero que se arregle pronto para que pueda seguir enseñandonos tanto.Un abrazo!

    ResponderEliminar