Seguidores

lunes, 8 de noviembre de 2010

UN CUENTO«EL CAZADOR»

PINTURA DE JAQUELINE EMANS


Había un cazador que
salía cada día muy temprano en busca de comida, apartaba la hojarasca con desprecio, mal hablaba de los troncos que encontraba caídos en el sendero, de lo frondoso que era el bosque que no le permitía ver la pieza para cazar, del riachuelo que impedía ver las huellas que dejaba el ciervo.


Todo le parecía absurdo. De repente se sintió indispuesto, temblaba de frío, se sentó en un troco, aquel que hacía un instante le era un estorbo, sintió la boca seca, y se acordó del riachuelo, y bebió apagando su sed, se hallaba cansado y amargado de no hallar lo que quería, así que se sentó en el suelo apoyando su tronco con el leño del sendero y se cubrió el cuerpo con la hojarasca para tener un poco su cuerpo caliente y resguardado del frío, cerró sus ojos y entonces sintió se le abría el alma.

Se dio cuenta de cuan útil y necesario es todo. Nunca había apreciado ni tan siquiera el amor de su esposa y de sus hijos, y de repente descubre que es amado por la naturaleza, pues le cubrió de todas sus necesidades.
Regresó a su casa, sin pieza cobrada, pero contento de haber hallado una amiga llamada Naturaleza.





                                                        

RECIBAN MI TERNURA

Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

32 comentarios:

  1. Bella reflexion Sor Cecilia.
    Gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato, lleno de enseñanzas y sabiduria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bon día Sor Cecilia:

    Cuánta enseñanza, lleva este relato.
    A veces refunfuñamos de cosas que consideramos estorbos y luego resultan que tiene su utilidad.

    Petons, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que surge la necesidad.
    Bien está lo que bien acaba. Bella simbología.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola querida, espero estés bien!!
    Muy lindo el relato de hoy, me hiciste recordar cuánto amo las montañas y los ríos.
    He vivido solo un año entre ellas, de muy chica y siempre me preguntaba cómo semejantes maravillas estaban allí...

    Te dejo un lindo Salmo 104:24
    "¡Cuántas son tus obras, oh dios!
    Con sabiduría las has hecho todas.
    La tierra está llena de tus producciones"

    Un abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
  6. Cecilia buenos dias ya me llevó un comentario ...muy bello el cuento.un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  7. qUISIERA TENER HOY LA CAPACIDAD DE VER LO OCULTO EN LO QUE NO SE VE...LO UTIL ENTRE TANTO DESPRECIABLE SITUACION ..LA RIQUEZA DEL ORO TAPADO POR EL BARRO.!
    QUISIERA VER LO PEQUEÑO QUE SE TRANSFORMA EN GIGANTE SIMPLEMENTE PORQ NECESITAMOS DE ESO.."" QUISIERA QUE TODO ESO FUERA LA PRESA Y YO EL CAZADOR..!!
    TE DEJO MIS CARIÑOS...!!


    SERGIO

    ResponderEliminar
  8. Lo cierto es que estar en contacto con la naturaleza nos permite descubrir a Dios y, por extensión, todo lo bueno que hay en nuestros semejantes. Toda persona, de alguna forma, tiene parte en la verdad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Bello, mucho. La naturaleza es una buena compañera.

    Feliz semana Sor Cecilia

    ResponderEliminar
  10. Suelo leerte aunque soy hombre de pocos comentarios perdona si no comento tus artículos, te agradezco que pasases por mi humilde blog en el cual siempre tienes las puertas abiertas como veras soy una persona muy mariana quizás por criarme sin madre y refugiarme en la Santísima Virgen María un saludo desde Jaén Ciudad del Santo Reino

    ResponderEliminar
  11. A veces, nos damos cuenta donde està la verdad, demasiado tarde.

    es un signo de estos tiempos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Buen día Sor Cecilia, bonito, sentido y amoroso cuento el de hoy. Ojalá los humanos reaccionen y valoren todo lo que tienen, lo rico que son.
    Besos y muchos.

    ResponderEliminar
  13. Hola mi amiga ,que importante es despertar día a día ,a lo que nos rodea ,nuestros seres queridos ,nuestra comunidad,nuestro entorno,nuestro habitat ,al parecer sólo nos preocupa lo que no nos gusta ,lo que no nos satisface ,hasta que algo cambia cuando nos favorece de alguna forma,¿egocentrismo tal vez?...en fin ojalá seamos capaces de despertar y apreciar lo que tenemos ,mientras tengamos tiempo ,un abrazo con cariño Pame.

    ResponderEliminar
  14. Un relato muy bello, Sor Cecilia.... Pero existen muchas personas que viven a espaldas de la naturaleza, sin encontrar su belleza porque no la llevan consigo.

    Con afecto,

    Luis.

    ResponderEliminar
  15. Hola Cecilia:
    Hermoso relato nos traes para la reflexión.
    Todos deberíamos pasar por ese camino que recorrió el cazador de tu cuento para darnos cuenta de lo que tenemos cercano: Familia, amigos... y aplicarlo en nuestro comportamiento, pues a veces cuando ya no los tenemos, es cuando reconocemos el vacío que nos dejan.
    recibe mi besopoeta amigo

    ResponderEliminar
  16. Querida Sor Cecilia y en realidad este cuento se da en todos los aspectos, al igual que la persona decubrió la naturaleza igual y pudo encontrar un amigo en la persona que creemos es seria, indolente y sin embargo muchas veces nos equivocamos....
    Quizás hasta con desprecio tratamos a gente que está a nuestro rededor y sin embargo, estas gentes son las que pueden hasta sacar la cara por ti en determinado momento.....
    Lindo cuento y bellos poemas como siempre Sor Cecilia me gusta estar a su lado ♥ un abrazo enorme con respeto para Ud. ☺

    ResponderEliminar
  17. ¡¡HOLA SOR CECILIA!!
    Ya estoy de vuelta y le agradezco los mensajes que ha dejado en mi bitácora.
    El bello relato de hoy , nos deja una muy buena moraleja. En muchas ocasiones no percibimos todo lo maravilloso que nos ofrece la naturaleza e ignoramos que en ella está el remedio psra todos los males del cuerpo y parte de los del alma.
    Un cariñoso saludo con todo mi respeto.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Sor Cecilia:

    Un pobre ciego es aquel que no quiere ver, las verdaderas miradas salen del corazón.

    Este hombre por fin abrió los ojos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Grácias.

    Un canto a la vida.
    La Madre Naturaleza es es altar de Dios.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Sor Cecilia.

    Bella reflexiòn.

    Te mando un fuerte abrazo. "Y Dios viò que todo lo que habia hecho era bueno" (Genesis 1)

    Dios te bendiga y que de verdad sepamos amar màs nuestro bello y dulce hogar.

    Con aprecio Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso post !!! bello y sabio cuento.
    La naturaleza lo es todo y somos parte de ella, la necesitamos y ella nos necesita-
    Amarla es amarnos a nosotros mismos, el mejor camino para ser agradecido a dios.

    Un beso hermana.

    Aurora

    ResponderEliminar
  22. En la Naturaleza está Dios representado, todo lo que hay en ella nos lo recuerda.
    Es un bonito cuento

    Un cariñoso abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  23. Hay que apreciar todo lo que tenemos y no hacer feo a nada, ni a nadie
    Bonito relato lleno de enseñanzas y reflexiones.

    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  24. Normalmente la gente se da cuenta de lo que tiene cuando lo pierde.

    Un cuento bonito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. LA GRIPE ME DEJÓ SIN INTERNET...
    LA HISTORIA ES COMO LA MISMA VIDA, EL HIJO MAYOR ESTABA SIEMPRE EN CASA Y NO SE DABA CUENTA...
    CADA DÍA ME SORPRENDO MÁS DE LO QUE HACE EL SEÑOR CON NOSOTROS... DESDE RESPIRAR HASTA AMAR... TODO ES GRACIA.
    ESTÁS SIEMPRE EN MI CORAZÓN Y EN MI ORACIÓN.

    ResponderEliminar
  26. Todos somos ese cazador de vez en cuando, a su vez todos somos ramás o el río en otras ocasiones.

    ResponderEliminar
  27. AMIGA: MUY BONITO TU RELATO OJALA VALOREMOS A
    LA MADRE NATURALEZA..
    BESOTES
    SILVIA CLOUD

    ResponderEliminar
  28. Sor Cecilia,
    precioso cuento! Muy bonito! el valor que tiene la naturaleza lo apreciamos cuando nos vemos en ese momento difícil.
    Muy feliz me voy después de haber leído tu reflexión.

    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar