Seguidores

martes, 25 de enero de 2011

SOR.CECILIA , LES HABLA SOBRE SU EXPERIENCIA DE LA MUERTE

IMAGEN DE INTERNET

Hoy hablamos de la muerte, pero no tengamos miedo de hablar de ella, pues convive con nosotros hasta el último aliento que exhalamos.

Sor.Cecilia ha estado en 3 ocasiones a punto de cerrar los ojos a esta vida, las tres por un chok anafiláctico, verán…soy alérgica a la Penicilina, y muchas cosas más y el la última vez entré en urgencias por mi propio pie conduciendo mi coche hasta pocos metros de la entrada, me vi obligada ante el mareo a decirle a mi amiga que conduciera ella, que me sentía mal.


Pues bien, y tan mal, mis compañeras no podían coger vía ni central ni periférica y antes de desmayarme oí que decían: « Cecilia se nos muere, se nos muere» y con estas exclamaciones de mis enfermeras, perdí el conocimiento no sin antes decirme a mi misma: «Cecilia te mueres, bien…como todos, no te vas a quedar tú de simiente. Bien me muero así que estos últimos segundos que me quedan de vida, no quiero pensar en nada de nada, ni bueno ni malo, quiero quedarme en blanco. Y amigos, lo conseguí, me desmayé.


Mi puesto de trabajo en urgencias era el turno de noche, era por aquel entonces la supervisora, un cargo de mucha responsabilidad y trabajo, pero me gustaba el trajín y el hecho de poder socorrer de inmediato a las personas que venían a golpe de sirenas y salteando los coches por la calle. Y esa noche, yo estaba llena de tubos y sondas por mi cuerpo. Cuando desperté y me vi en semejante situación, de inmediato ya fui yo: « ¡Quitarme todo esto que me voy a mi casa!». Todos a una voz se espantaron de mi ocurrencia, alegaban que mi corazón se había parado, que tenia que estar en observación, bla, bla, bla,.. Omití todas sus recomendaciones, me vestí pedí el alta voluntaria, me marche a mi casa materna, me acosté como todas las mañanas como si hubiese trabajado esa noche e hice la vida normal. Bueno, tengo que decirles, que llevaba el pecho frito de las descargas eléctricas del desfibrilador, pero, simplemente son quemaduras, así que no dije nada y por la noche fui a trabajar como si no me hubiese pasado nada la noche anterior.

Mis compañeras, pusieron el grito el cielo, porque tenia que haber cogido la baja después del paro cardio-respiratorio, pero ¿creen ustedes que una chica como yo dejaría de trabajar por semejante tontería? El paro ya pasó, me encontraba bien, a qué hacerse la enferma. ¡Ven como soy más tozuda que una borrica! jajaja!!


Ya ven, esta fue mi última experiencia con la muerte, no le tuve miedo. Para mi se ha convertido en una gran esperanza, cuando vuelva de verdad ya no tendré que ir a trabajar, habré dado a mi Dios lo que espera de mí y me llevará con él, donde ese amor que le tengo lo veré finalizado en una realidad, vivir con mi Dios.
Y ahora les dejo con unos pensamientos de famosos, el mío ya lo tienen en lo que les acabo de contar, es más que pensar, es haber pasado rozando su mano.


Reciban mi ternura
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P


La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.

François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.
Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

Leonardo Da Vinci (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano.
Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.

Proverbio
La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

Antonio Machado (1875-1939) Poeta y prosista español.
A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.

Alphonse de Lamartine (1790-1869) Historiador, político y poeta francés.
La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.
La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.

Epicuro de Samos (341 AC-270 AC) Filósofo griego.
No basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda y alegre.

Stefan Zweig (1881-1942) Escritor austriaco.
Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.

Miguel Delibes (1920-2010) Escritor español.
Cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas.

Bob Dylan (1941-?) Cantautor, compositor y músico estadounidense


HASTA MAÑANA

41 comentarios:

  1. Tiene mucho valor Hermana.
    Me alegro de que todo quedara en un susto.
    Supongo que ese tipo de experiencias tan contundentes invierten tus valores en la vida.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Sor Cecilia.
    Cuando en casa hablamos de la muerte, nos lo tomamos como la cosa más natural del mundo y la agasajamos en nuestras conversaciones.
    ¡¡Son ya tantos los que han ido patiendo!!
    Realmente hermana Cecilia, su temperamenton y el mio adquieren una similitud sin igual.
    Cuando sufri un infarto de miocardio agudo, lo primero que hice fue coger fuertemente el crucifijo y la imagen de la Virgen que tengo en mi mesa de noche y dije: A ustedes me encomiendo.
    Pero el ángel de mi mujer también estaba a mi lado y en lo que venía la ambulancia, me dejò a cargo de mi hermanoy bajó ráuda a la farmacia a traerme Vernies, esas pildoras que se ponen debajo de la lengua-para el que no lo sepa-
    Al llegar la ambulancia, me encontraba tan bien que pedí por favor que me dejaran duchar, pues estaba empapado en sudor...ja ja.
    Todaviá seguimos aqui Sor Cecilia porque creo firmemente que aún debemos de terminar nuestras tareas, no sé, en mi caso, si con aprobado raso o suspenso, pero creo firmemente en la "matrícula" de la misericordia de Dios.
    Recibe mis mejores deseos.
    Un fuerte y respetiuoso abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches Sor Cecilia:
    Más tozuda que una borrica no sé, pero desde luego demuestra con su hacer, que la muerte no es más que ese paso de esta vida a la VIDA, por eso no hay que tenerle miedo. La hermana muerte...
    Gracias por compartirnos tan interesantísima experiencia. Es diga de leerla y de aprender de ella, como siempre.

    Besos,
    Rafa

    ResponderEliminar
  4. Bona nit Sor Cecilia:

    Ay tan alta vida espero
    que muero porque no muero.

    Esto decia Sta. Teresa.

    Pero un pòco imprudente si que fuiste eh¡

    Tenias que haberte cuidado.

    bona nit i bona hora fins demá si Deu vol.

    Petons, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Ten siempre en el botiquín adrenalina y llévala encima por si las moscas,bueno que te voy a contar que tu no sepas,yo también trabajo en urgencias aunque ahora estoy de baja,y aunque médica estoy aprendiendo a aceptar la muerte,que no es fácil y no nos enseñan. Mi madre cuando estuvo a punto de morir varias veces vió el túnel,lo viste tú? Un beso resucitada hermana Cecilia.

    ResponderEliminar
  6. La muerte es un paso más en la vida, detrás deja una estela para quién la sobreviva, pero es un hecho que es una transición. En el camino se acerca en cada tramo y son muchos a los que perdemos y duele, vaya que si duele, pero creo que uno no se plantea realmente ese momento, porque cree que no le toca, que aún es pronto, que la guadaña sólo llega con la edad o inesperadamente, pero llega.
    Desde luego que queda claro que para ti pasa de soslayo, tanteando quizás como atraparte, pues con ese coraje y arroje que tienes, que le va a costar un desaire.Ja,ja,ja, me sentí un poco reflejada, porque también soy más bruta que un arado, ja,ja,.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, hermana, la admiro. Qué difícil deber ser dándose cuenta dejar la mente en blanco en lugar de caer en la desesperación y el terror. Creo, porque en verdad nunca me he visto en un trance similar.
    Me ha gustado leer las frases de algunos personajes. Dos me han gustado, el de Borges, pura literatura, pura retórica; y el de Stefan Zweig, más si tenemos en cuenta que se suicidó. Reciba un saludo cordial, hermana.

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches..

    Paso a curiosear un ratito tu rincón, ahora que tengo un chance...

    Besotes de lindos sueños

    ResponderEliminar
  9. Hermanita Ceci, ¡Vaya qué experienciass!!, gracias a Dios que estás "aquí" así tuve la bendición de conocerte y disfrutar de la ternura de tu amistad.
    Rezo por tí.
    Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  10. Mi amiga Cecilia,la muerte de el cuerpo no es nada comparado con una vida eterna junto con Cristo Jesus. Luego la muerte es vida cuando temos cierteza que vivimis en perfecta comunion con el más necesitado ,pobres y enfermados,tambén aqueles que tiene hambre y necesita de ropas y zapatos. Esto si es vivir para Dios y tener una firme fé.
    Si vivimos asi no si tiene miedo de la muerte.

    Mi querida te deseo mucha suerte y éxitos en tu vida.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches, Sor Cecilia. Buenísima entrada que anima a pensar sosegadamente sobre la muerte y ayuda aceptarla como algo a lo que no hay que temer.
    Un beso de buenas noches, hermana, y hasta mañana, si Dios quiere.

    ResponderEliminar
  12. No es temer a la muerte, es saber y ver que todo lo que te rodea familiares amigos no los podrás ver más,pues lo material eso no tiene importancia por que nada es nuestro lo tenemos solo prestado como la vida tampoco es nuestra es el destino que nos marca nuestro dios.

    Muchisima suerte, aunque ya tienes una gran protector ese que le decimos nestro Dios

    Buenas noches hermana Sor

    ResponderEliminar
  13. Sor Cecilia, segundo Blog que leo que reflexiona sobre la muerte...Le tememos, siempre se teme a lo desconocido, a lo que nos aleja de la realidad y de lo concreto. También he estado cerca y en mi caso, me aferré con fuerza a la vida, pensé en mis hijos y cerré los ojos con la esperanza de abrirlos para besarlos...La muerte es la cesación del respiro; pero forma parte de la vida, y debemos aunque le temamos aceptar que es un hecho que nos llegará en su momento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No es Ud. tozuda, es que no le ha llegado su momento de partir de este mundo. Por que si tengo una cosa clara, es que cada uno tiene su momento, su destino escrito y cuando llega no hay nada que hacer, mientras tanto estamos aquí a merced de lo que Dios nos tenga preparado.
    Me alegra este entre nosotros y podamos contar con su compañía y su buen ejemplo.
    Un respetuoso abrazo Sor Cecilia.

    ResponderEliminar
  15. La muerte sólo es un tránsito, hermana, y necesario además, para llegar al padre, al menos los cristianos, no deberíamos temerla.
    Yo también soy alérgica a la penicilina y sus derivados.

    Buenas noches. Paz y bien. María

    ResponderEliminar
  16. AMIGA MIA , AMIGA HYA UN POEMA SOBRE ESTE TEMA EN MI ESPACIO SI PASARAS A LEERLO SABRAS QUE MI POESIA TAMBIEN SE VISTIO DE NEGRO Y DE UNA MANO BLANCA LLENA DE PAZ Y DE ENGREIMIENTOS...

    AMIGA A VECES LA MUERTE ES SOLO ESO, UNA INGRATA QUE ESPERA ENCONTRARNOS DESPREVENIDOS DE LUNAS DE ESTRELLAS Y DE MAÑANAS TAN BLANCAS...

    ESPERO LO LEAS...

    UNA HERMOSA ROSA AZUL PARA TI...

    ResponderEliminar
  17. (¯`•.•´¯) (¯`•.•´¯)
    *`•.¸(¯`•.•´¯)¸.•´
    ¤ º° ¤`•.¸.•´ ¤ °º ¤

    Hola Sor Cecilia,vengo del Blog de La Gata Coqueta a conocerla.
    Yo tambien he tenido una experiencia con la cercania de la muerte pero no ha sido muy feliz.
    Mas adelante quiza lo cuente en mi blog personal-
    http://mary-mary-christmas.blogspot.com/
    Nadie nos conoce mas que quien nos creo.
    Cariños.

    (¯`•.•´¯) (¯`•.•´¯)
    *`•.¸(¯`•.•´¯)¸.•´
    ¤ º° ¤`•.¸.•´ ¤ °º ¤

    ResponderEliminar
  18. "A tu lado...yo hoy aqui como cada día mi oración...Cecilia perdona que no haber leido tu post vi morir a Emilin y me horrorizó ...sólo ver esas imagenes en esqueleto si me vieras te escribo temblando...perdona y recibe un abrazo con cariño...
    tu
    Marina

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que la muerte no es algo que me guste por más que intente racionalizarla. Gracias por compartir tu visión. Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola Sor Cecilia,

    El reloj no marco tu hora.
    Te quedas a nuestro lado, gracias.

    Mourir et être mort

    "Je ne veux pas mourir, mais je tiens pour rien le fait d'être mort.

    (Emori nolo : sed me esse mortuum nihil aestumo.) "

    Cicéron, Tusculanes, I, 8.

    ---------------------

    N'être pas mort

    C'est déjà bien assez de n'être pas mort.

    Saint-John Perse (Alexis Léger, dit Alexis Saint-Léger Léger, puis), À Valery Larbaud (Dynamo, Liège).


    TE DESEO UN FELIZ DIA

    ResponderEliminar
  21. Hola Sor Cecilia,la muerte nos sigue siempre.Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Sor Cecilia

    Me encanto tu interesante entrada.

    Gracias por compartir tu experiencia, tu realidad.

    Besitos desde Lisboa

    ResponderEliminar
  23. Buenos dias Sor Cecilia, que tema!, mi padre nunca quiso hablar de enfermedades terminales ni de la muerte, siempre nos ocultaban estos temas...así crecimos mi hno. y yo, hoy a los sesenta le tengo miedo, no por mi si no por el sufrimiento que pueda tener mi hijo, aunque los jóvenes hablan de ella como una salvación, ellos hablan como si no tuvieran futuro.. muchos no encuentran a Dios ni en ellos ni en el prójimo. Yo tengo la esperanza de poder ver a Jesucito y a la Santísima Vírgen en dia que se termine mi destino. Quisiera tener la esperanza de que volvamos a la tierra como seres más perfectos...aunque por ser católica, apostólica y romana no debo creer en la reencarnación, no puedo creer que el ser humano pierda su existencia, si su cáscara (el cuerpo). Me gustaría saber porque el que se fué no vuelve más (aunque sea a contarlo), algunos románticos dicen que que se lo pasa muy bien, otros que sólo la visión inmensa de Dios llena el alma y no hace falta nada más. Sor Cecilia me gustaría saber que piensa que pasa después de la muerte.
    Con el afecto de siempre. Teresita

    ResponderEliminar
  24. Me alegra que esté bien y esté aquí.
    Morir no me da miedo, sin embargo, temo cómo moriré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Una persona en gracia de Dios no debería temer a la muerte, porque sabe que a lo sumo irá al purgatorio, pero podrá estar con Dios en el Cielo un día.
    .
    Entiendo que una persona que no esté en gracia, aunque sea inconscientemente, si la tema...
    .

    ResponderEliminar
  26. Mí querida Sor Cecilia.

    La muerte nos espera a todos, pero no es bueno desafiarla. Fué eso que usted ha hecho, mi buena amiga!

    Eres muy corajosa pero tambiém muchisímo tozuda, sí. Vaya qué gran problema podria tener criado a usted misma.

    Besos mí querida Sor Cecilia y por favor, cuidese!

    Janita

    ResponderEliminar
  27. Hola amiga Cecilia, tienes mucho valor, pocos o ninguno habría hecho lo que tú hiciste.
    No le tengo miedo a la muerte pero si al dolor y la soledad de estar en un hospital.
    Aquí no nos vamos a quedar nadie, todos estamos de paso.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  28. hay sor cecilia siempre dejandonos y enseñandonos lecciones de vida,si es usted mas fuerte que una roca,mire que estar hospitalizada y marcharse a casa,mire si le daba otro ataque.

    menos mal que eso ya paso y que la seguimos teniendo con todos nosotros,cuidese mucho hermana,le dejo abrazos apretaditos y muchos besos de colores!!!!!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola Sor Cecilia
    Que experiencia, tozuda??, no me cabe duda, por eso El Supremo la quiere tanto y todavía la quiere aquí.
    "Morir, no es morir para siempre, sino comenzar una nueva forma de vivir", dice un poema de René Trossero.
    Creo que la muerte, por los siglos de los siglos es algo que el humano no puede aceptar y a mi entender creo que lo que teme es de que manera morirá, pero el sufrimiento está en nacer, crecer y morir.
    Abrazo y besos

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué fuerte eres, Sor Cecilia!, me has emocionado y ¡mucho!.
    Yo, carezo de esa fuerza para afrontar las pérdidas... No sé cómo será mi vida el día que me despierte y no vea a mi madre (aún no me cortaron el cordón). Me enfrenté a una situación muy difícil, como madre, hace años y es lo más duro que le puede pasar a nadie.

    Eres un ejemplo que, yo no sé seguir...

    Mis besos y abrazos más sinceros y ¡por favor! cuídate.

    ResponderEliminar
  31. Qué bueno hermanita, eso sólo comprueba que el que vive en gracia de Dios ve con compalcencia la muerte. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  32. Para mí existen muchas formas de morir. Las peores son aquellas en las que parece que no se está muerto, o la que te llegue poco a poco, evolucionando con la enfermedad.
    Temo a estas muertes. A la que se presenta justo en el momento en que naces y te acompaña toda la vida, no. La considero una liberación.

    ResponderEliminar
  33. La muerte es una etapa de la vida, partes cuando ya no tienes más que aprender.
    Leo tu entrada y piendo, esta mujer estuvo y está en todo.
    Eres un verdadero ejemplo, gracis por tu testimonio.
    Besos y muchos.

    ResponderEliminar
  34. ¿Sabe una cosa, Sor Cecilia? A mi padre se lo llevó dios no hace mucho tiempo, él sufrió un fulminante cáncer de páncreas que casi no nos dio tiempo ni a pensar y se nos fue de la mano casi sin darnos cuenta.

    Ya le hablé el otro día de que tengo mis oraciones sencillas para la noche, hablo de esas pequeñas cosas del día a día: Que los chiquillos se me críen sanos, que no tengan malas compañías, que nadie les haga daño, que den con buenas chavalas, todo eso, ya sabe.

    Pero cuando tomé conciencia de la gravedad del estado salud de mi padre mis oraciones se secaron, no lo entendía, no comprendía como cuando más necesitaba a la Virgen María no podía decirle que le curara que hiciera un milagro como lo había hecho mi veces (hasta en el futbol madre, perdóneme)

    Pero no había manera, como estaba preocupado hable con el sacerdote que conozco de toda la vida (se ha ganado la santidad a cuenta mía, créame) y él me dijo algo que me ayudó mucho y que jamás olvidaré, me contestó que ya tendría tiempo de rezar por él que ahora lo que tenía que hacer era quererle mucho y cuidarle.

    Me hizo un gran favor madre porque ya sabe cómo somos los hombres para decir te quiero a otro hombre, aunque sea nuestro padre, (a mí me pasa con mis hijos y a mis hijos conmigo) pensamos que con sentirlo vale y nos cuesta verbalizarlo, pues gracias este sacerdote pude decirle a mi pobre papá que le quería un poquito antes de morir.

    ¿Se imagina lo que hubiera sentido ahora si hubiera estado más preocupado por rezar y no me hubiera dado tiempo?, quizá dios se sirve de esas estratagemas, no lo sé, quería que lo supiera madre, que conociera lo que me pasó a mí con relación a la muerte, le confieso que me he puesto un poco triste al acordarme de él.

    (lo digo porque una de las teclas resbala un poco, me acabo de dar cuenta ahora)

    ResponderEliminar
  35. Hola querida Sor Cecilia, es claro que Dios Padre no la necesita todavía allá arriba, Usted debe tener una misión que cumplir aquí en la tierra. Un abrazo la extraño por mi rinconcito.
    Te deseo un excelente fin de semana.
    Besos de tu amiga…
    ,(¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS
    ______________●
    __________●
    ______●
    __●
    ☻/
    /▌
    /|

    ResponderEliminar
  36. Que temperamento le ha dado Dios, otra persona se hubiera muerto de verdad, pero de miedo. En esta vida todos tenemos nuestra fecha de nacer y de morir. Hagamos lo que hagamos llegará el momento que tengamos designado. Pero a pesar de todo lo que pasó usted lo bueno es que sigue aquí, con todos nosotros,contándonos sus cosas y compartiéndolas con todos. Reciba un cariñoso abrazo Sor Cecilia.

    ResponderEliminar
  37. Aún impactada por la entrada y experiencia que nos dejas....
    Dios guarda siempre a los que ama y debe amarte mucho querida Sor Cecilia. nos haces falta....personas así son necesarias siempre
    Los pensamientos que dejas de personas famosas unidos a su esperiencia son un dulce regalo que acojo
    Debemos y de hecho se que estoy en trántiso, que habré de artir justo cuando Dios me llame, y aunque lo aumo creo que muy bien, me gustaria sentir ese deseo que deja de que al fin cuando llegue estaremos con nuestro Dios, porque a veces lo olvido un poco y me agarro a la vida y la familia..
    Leerla es maravilloso
    Un abrazo sincero y grande le llegue
    Cermen

    ResponderEliminar
  38. Gracias por compartir tan insólita vivencia.para mi personalmente y cuantos me rodeaban la muerte era tabu... Pero hace unos años , empecé a familiarizarme con la idea.... pude escribir algo sobre ella y cuando murieron mis padres solo pensaba es para siempre...el dolor no tenia consuelo me duro largos meses...Ahora no quiero tener ningun miedo y solo quiero recibirla con paz.
    Un saludo cariñoso Begoña

    ResponderEliminar